Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



miércoles, 7 de septiembre de 2011

La nomofobia, o miedo irracional a no llevar el teléfono móvil encima

Con modelos antiguos como éstos, ya se hablaba del asunto

NOMOFOBIA....hace tiempo que la noto, tanto en mis relacionados como en mi misma. No será del todo irracional, pero que se depende mucho del móvil para sentirse seguros, es un hecho. Si no lo crees piensa en ¿cuántas veces has vuelto a buscarlo? o ¿nunca has llevado el cargador para no irte a quedar sin batería? 
He luchado por no tenerlo y lo uso muy poco, acá lo contaba*,  pero igual se va dependiendo de ellos, para bien y para mal ¿o no?

Un amiga siquiatra subió este artículo a Facebook y, como es muy cortito, lo dejo acá*, con el enlace que corresponde: 

La nomofobia, el miedo irracional a no llevar el teléfono móvil encima, es la última de las enfermedades provocadas por las nuevas tecnologías.

Salir a la calle sin móvil puede crear inestabilidad, agresividad y dificultades de concentración, indican los expertos. 

Los primeros estudios revelan que la nomofobia afecta al 53% de los usuarios de teléfonos móviles.La patología afecta más al sector masculino que al femenino. De entre las mujeres, un 48% experimenta ansiedad cuando les queda poca batería o cobertura, mientras que este sentimiento se da en el 58% de los hombres encuestados.




16 comentarios:

Winnie0 dijo...

Uy Ale tengo que reconocerte que SÏ. Siempre compruebo al salir a la calle que llevo el móvil (y lo compruebo dos veces jaja) Mucho hace también que uso la agenda como recordatorio de cosas constantes. Un besito grande

AleMamá dijo...

No busquen la palabreja en la RAE, no la han recogido...aún

Ale Jr. dijo...

jeje pense que era la fobia a la gente bajita, pero esa seria la gnomofobia, supongo :P
Saludos

paterfamilias dijo...

jajajajaj, Ale Jr, ¡había pensado lo mismo!

Pues sí, yo debo tener este miedo irracional (en sus primeros pasos) porque también compruebo si lo llevo encima al salir a la calle. Y ahora que la batería me dura muy poco, pienso qué puede pasar si me quedo sin ella y sin cargador (la respuesta la sé, nada)

AleMamá dijo...

Todos sabemos que no pasa nada, y que tal como antes, podemos pedir teléfono tal como se hacía antes, pero cuando sucede se ve TAN raro, ¿no?

Lo peor es estar en el extranjero y no saber el idioma ni el modo de llamar por móvil o peor aun, desde un teléfono público. Me pasó en Stuttgart

maria jesus dijo...

Yo no lo sufro. Odio el móvil

Juan Ignacio dijo...

Peor ha de ser cuando el equipo te lo dio la empresa. Si sos un tipo responsable, aumenta todo con sensación de culpabilidad.

Creo que aún no tengo nomofobia. Cuando llego a casa lo tiro en donde sea y no me importa si no lo voy a escuchar.

Gabriela dijo...

No tengo tanto como fobia ni miedo irracional (¿qué miedo es racional?), pero si una cierta aprensión cuando no tengo mi celular. Lo mismo siento cuando viajo, y siento que si algo me pasa no voy a poder pedir ayuda.

Fernando dijo...

Jejejeje.

No puedo hablar por mi experiencia, pues -curiosamente- no tengo móvil. Pero sí que he visto el fenómeno que explicas: la gente podrá olvidarse del bolso o del monedero o de las gafas, pero nunca del móvil, porque la idea de estar incomunicado es insufrible.

No sólo eso: mucha gente ya es incapaz de estar sola, pensando, han de juntar una llamada con la siguiente, estar ocupados, sin reflexionar, no podrían ir por la calle sin el dichoso móvil.

Curioso que ya haya una palabra para esto.

Juan Carlos Partidas dijo...

Jajaja... la verdad es que viendo películas (y no tan viejas) podemos ver lo diferente que era la vida en la época pre-celular. :)

¿Quién recuerda el disco que había que girar para marcar cada número y esperar que el mismo girara hacia atrás nuevamente?... que tiempos aquellos... lo más adelantado era el reloj teléfono de Dick Tracy y el zapatófono de Maxwel Smart. :)

Cyrano dijo...

No soporto los moviles, hasta que que inventen uno especial para los que tenemos el mal de Parquinson.

Marta Salazar dijo...

la persona que linkeó el art. a FB y la que escribió el art. (no dice quién realizó el estudio...) en el diario conservador espanol, probablemente no tiene ninos que dependan de él o de ella; ni tampoco papás ídem; ni amigos, ni amigas que en cualquier momento puedan necesitar ayuda urgente...

no quiero ser autorreferete, pero te puedo contar que siempre llevo mi celu, porque para bien o para mal, tengo muchas personas que dependen de mí... y a quienes he ayudado en diferentes circunstancias: choques, accidentes de otro tipo, graves quemaduras, lesiones graves sin causa alguna en un bus después del colegio... Lo he vivido todo

he llamado ya a la ambulancia salvando la vida de una viejita que sufrió un infarto durante la misa (mis dos amigas extranjeras y yo éramos las únicas que tenían celular en la iglesia), y a la que tuvieron que operar de urgencia... doble bypass

he llamado a la policía por varios accidentes de autos y una pelea a cuchillo en la calle;

a los bomberos por un incendio en hogar de ancianos y la última vez por lo del poste El accidente del domingo en la tarde

saludos

AleMamá dijo...

Marta, gracias por tu testimonio tan completo, ilustra bien las bondades del aparato.

Mira, yo no he renegado nunca del celular, reconozco su utilidad, pero me carga la obligación de tenerlo y contestarlo,no tener la opción de olvidarlo y no estar disponible a toda hora, o sea, la omnipresencia por un lado y también lo que trata este post: la dependencia IRRACIONAL al móvil, porque me he pillado en lo que pregunto: asegurándome de tenerlo, y que tenga la batería cargada.

Antes no lo teníamos y criábamos a la familia con lo que había, si es que era posible conseguirlo. Hoy, si nos sentimos desconectados ya es una sensación rara. No me excluyo, al contrario.

¿Así es que ha temblado en Alemania? Curioso.
Saludos.

maria dijo...

no habia escuchado esa patologia.... yo tengo la contraria... siempre m quedo sincarga
o se me olvida el movil

Marta Salazar dijo...

bueno, si se te olvida, hay que dejarlo todo en las manos de Dios no más... que ese día no pase nada que exija tenerlo ;)

otra cosa: yo trabajo mucho fuera y a veces llama mi cliente o mi jefe, es una cuestión de responsabilidad laboral que yo lo tenga y conteste; si no quiero, simplemente no contesto; escucho después los mensajes...

Pero no puedo entender que haya gente que critique a quienes necesitamos -por trabajo- el celular... Creo que es un aspecto de trabajar bien el tenerlo consigo. A mí NO me molesta, tengo head set para el auto y/o para la calle...

Yo creo que hay cosas más malas que un celular, por ej., el pelambre, los robos, el destruir la propiedad pública, el hablar mal de los gobernantes, el no ayudar al necesitado, el criticar al vecino, el escribir mensajes groseros y anónimos en internet... Eso es mil veces peor que andar con celular ;)

Muchos saludos!

இலை Bohemia இலை dijo...

Yo no llego a esos niveles, lo uso bastante pero porque le saco partido, leo en el movil, veo pelis en él, navego, reviso el correo...pero si lo olvido en casa no pasa nada y desde luego no me vuelvo a por él...

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas