Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



martes, 6 de septiembre de 2011

Oda a mis zapatillas



Nunca he sido deportista por lo que tampoco he usado zapatillas ad hoc. Ésto hasta cuando debí ir a las Torres del Paine ¡con zapatos normales! y debí comprarme calzado adecuado en una tienda de Punta Arenas, y me cambió la vida, tanto, que mi hija Tere se rie de mí y me dijo el otro día que debía escribir una Oda a mis Zapatillas porque cada día le agregaba un verso nuevo. Ni corta ni perezosa he recogido el guante, a ver qué sale. Quizás sea la tercera poeta premio Nobel de Chile junto a Gabriela Mistral y Neruda. 

No supe de ternuras en mis plantas, hasta ellas,
me acompañan todo el día, me acarician cada paso;
encerrado entre sus telas, su calor quita mi frío.

Pueden decir, sin errar, lo que es estar en mis zapatos,
conducirme donde nada me entusiasma,
haciendo menos penosos los deberes.

Nike pudo hacerlas menos feas, ya no importa; 
cada arruga, cada brillo ya los siento embellecidos
por su estar ahí, silencioso y servicial.

Nada piden, sólo dan: apoyo, suavidad, temperatura.
Lejos de ellas las añoro todo el día
y si las olvidara, mis sufrientes pies me lo recordarían.

Sólo pido a Dios que, cuando mueran,
haya una nueva versión menos vistosa,
que ayudándome igual ya no se noten,
y me hagan sentir mejor vestida.





6 comentarios:

Winnie0 dijo...

jaja Fantástico Ale.....Una oda de lo más original y sentimental jaja Un beso

Gabriela dijo...

Pocas cosas se comparan a un buen par de cómodas zapatillas. Con calzado incómodo no se llega ni a la esquina.

ojo humano dijo...

Ay, Ale, eres genial!

Fernando dijo...

Bloguera, madre, narradora, esposa, patriota chilena, blogamiga y... ¡poetisa!

No es extraño que te queramos tanto, Alemamá.

Cyrano dijo...

Bien por la Oda a quien te da comodidad, estoy esperando la novela sobre tus zapatos de taco aguja nueve...Ja jaja

AleMamá dijo...

Cyrano, esa sería novela de terror, de tortura y espanto, apurando la trama un poco, hasta de muerte, jeje

Saludos

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas