Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



jueves, 19 de septiembre de 2013

Cementerio judío en Alemania

He cumplido un viejo anhelo: he visitado un cementerio judío y lo he hecho en Alemania. Fue una coincidencia que me estremeció por la alta carga simbólica e histórica que tiene un sitio así en un lugar como éste.

Acompané a mi hija a un control prenatal a la maternidad donde nacerá mi nieto Thomas y al pasar había un letrero senalando la existencia de un cercano y muy pequeno cementerio al lado de una sinagoga sobria. Había un instructivo sobre el modo de visitar ese sagrado lugar correctamente: los hombres con la cabeza cubierta (las mujeres no lo sé) y que al salir nos laváramos las manos, cosa que hicimos. También había una placa conmemorativa de las víctimas del Holocausto.

Me sorprendió que las lápidas estuvieran todas para el mismo lado - no tengo idea cual sería; en Chile sí me ubicaría- y que se pareciera tanto a los cementerios generales de mayoría cristiana que hay por todos lados acá y que por lo general también son pequenos. Yo sabía de la preciosa costumbre de dejar piedras en vez de flores, pero también había abundantes floreros sobre las tumbas junto con las piedras que me desilusionaron por ser chicas. Creo que yo llevaría una gran piedrota del porte de mi puno, por lo menos.

Todo el lugar era bastante nuevo, por razones conocidas, y había un sector de lápidas chicas con nombres carinosos que presumimos que eran de ninos. No quise sacar fotos por respeto y por no conocer las costumbres de nuestros "hermanos mayores en la fe" como los llamaba Juan Pablo II.

Hará unos 4 anos había visitado un gran cementerio de Stuttgart, el Prag, que tiene un sector judío que fue profanado en tiempos tremendos  y luego se ha intentado reparar el dano, pero no dejan visitarlo y sólo lo vi por fuera con la frustración entonces de no poder recorrerlo. Esas tumbas sí que son viejas, testigos de la antigua cultura judía inmersa en el mundo occidental.

Que descansen en paz

4 comentarios:

Chelo de la Torre dijo...

Te entiendo muy bien , nosotros tambien visitamos uno cuando estuvimos por alli hace unos años. Un abrazo.

Gabriela dijo...

Visitar un cementerio es algo que siempre me sobrecoge. A veces, al ver las fechas en las lápidas me apena en los que partieron jóvenes. Y me apena mucho más ver a los que partieron muy jóvenes.

esteban lob dijo...

¿Te fijaste que hay filas de fallecidos hombres y mujeres, separados?
(En el nuevo lenguaje chileno habría que decir separados y separadas)

Pese a que es tradición de mis antepasados, encuentro que es una cosa triste.

AleMamá dijo...

Querido Esteban, no me fijé , por desgracia, pero es curiosa costumbre en todo caso. Si es tradición no tengo nada qué decir, salvo qué lo único qué quiero cuando me muera es quedar al lado de mi viejo con el qué he compartido 42 años de mi vida.
Saludos

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas