Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



viernes, 16 de septiembre de 2005

Hemisferio Sur



Unos meses atrás
para el norte mandé la primavera.

Para recuperarla en forma oficial
ahora escribo,
porque de todos modos ella insiste
en venir por una temporada
hasta que decida
cambiar de aires nuevamente
y llevarse sus pájaros
prendidos en sus vientos.

Ya se nota otro ambiente,
más de fiesta, diría
y para muestra,
¡no un botón, sino centenas!

Hoy he cortado,
del árbol de la calle,
unas ramas
en que apuntan apenas
unas yemas preñadas.
Promesas reventonas,
pop-corn estacional...

Las puse en el florero azul,
redondo,
a la entrada de casa,
saludo inaugural
de nuevos soles
en el hemisferio sur
de este planeta.


Santiago de Chile, 15 de agosto de 2000.

6 comentarios:

Vigilia dijo...

Parece que esta de vuelta de su altiplánico paseo la primavera vagabunda que hoy se aloja en tu florero azul y en mi retina cristal.

Pink Panther dijo...

Hola Ale!
Los nuevos soles sí llegan en este desatendido hemisferio sur...
Veremos que nos trae esta primavera!
Me encantó tu blog! Hermoso!

Trini dijo...

Voy a escribirte a tu e-mail. Trini Reina, así te llegará.

PD: Yo tambien te he enlazado, me gusta lo que escribes.

Alemama dijo...

Gracias Trini, es un honor.

Sr. Santana dijo...

muy sutil, las metaforas son muy inteligentes y naturales.

un abrazo

bajamar dijo...

Maravilloso.
Retener a la primavera en cada poro espacial...
Aquí se hemos puesto unos coloridos tulipanes, lejos de la cocina de leña, y afuera insiste la lluvia
en su canción...

saludos desde el sur

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas