Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



sábado, 22 de julio de 2006

Organillero de mis recuerdos


El ascensor panorámico de un gran centro comercial ascendía mientras sonaba entre el bullicio una nostalgica música de los años veinte que giraba entre los engranajes de un organillo, de esos alemanes del siglo XIX, recuerdos fósiles de una edad ida.

Una niña pequeña miraba y preguntaba todo en relación al instrumento y yo recordaba la vez en que, maravillada, de la mano de mi abuela Mimí, hice lo mismo con un personaje salido de las páginas de mi libro de fabulas, en Peyuhue, balneario algo demodé en el Chile central.

Llevaba el organillero de mis vagos recuerdos un loro que entresacaba unos papelitos de la SIEMPRE buena fortuna con su pico: nunca supe de algo malo que se anunciara ahí.
No me importaba el oráculo, sino el hecho de que el animalito lo pudiera hacer y decir cosas comprensibles. Era portentoso en tierras de gorriones, pollos y palomas corrientes.

Que el mundo se achica y banaliza con el crecer en estatura y conocimientos, es un hecho comprobado, pues al lado del organillero de mis memorias había un cerro con unas escaleras largas, peligrosas y muy altas que llevaban a una bella escultura del Sagrado Corazón de Jesús, con su manto rojo y su corazón ardiendo de amor no correspondido. Pasados muchos años al regresar al lugar y buscarlo en mis recuerdos mirando hacia lo alto, me encontré con que era apenas una prominencia baja; los escalones pocos; ¿peligro? casi nada a no ser un tropezón, y la pobre y feísima estatua religiosa es más bella por el amor puesto ahí que por arte, pues la encontré colorinche, ordinaria y ¡cabezona!

Lejos me llevaron la música de antaño y la niñita del Alto la Condes de Santiago. Revivieron a mi abuela, mi infancia y la magia de entonces que no pueden regresar, salvo en las pocas líneas de una entrada blogera.

Foto de Alemama

7 comentarios:

Altisidora dijo...

Por mi cas atb pasaba un organillero...que tiempos aquellos.

B.B. Queen dijo...

;) ¡uy, amiga! qué mejor recuerdo que aquel que llega sin querer, con detalle y nostalgia, con alegría...

:) no hay nada mejor que echar a volar los recuerdillos guardados en el viejo baúl de la memoria y traídos a la actualidad por imágenes y sonidos con tanto trasfondo...

:P las pocas líneas de tu entrada blogera me han echo recordar cual nostálgica música de los años veinte...

cariños, te leo B)

B.B. Queen dijo...

fe de erratas

...me han hecho recordar...

¡sorry! :P

almena dijo...

Tienes razón, el paso de los años achica en nosotros la visión de lo que recordamos como magnífico.

Un beso, feliz fin de semana

La hormiguita dijo...

Muy cierto. El mundo se achica y banaliza. Hay cosas magníficas que desparecen, reemplazadas ya sea por el plástico o la tecnología,
llevándose consigo la sensación de estabilidad y permanencia.
Besos.

Tratando de ser yo dijo...

"el mundo se achica y banaliza"... eso es muy cierto. O será que desde abajo se ve todo más lindo? O quizás por debajo del metro anda un duende que le agrega magia a todo lo que vivimos?
Por las dudas, de vez en cuando me voy a dar el gusto de recorrer el mundo en cuatro patas...

maite dijo...

que lindos recuerdos del organillo multicolor fuera de la casa de mis abuelos!!
pero además, como si esta nostalgia no hubiera sido suficiente, viene el recuerdo de peyuhue... primera vez que fui de camping con mis papas siendo niña, primera vez que comi choritos y leguado, primera vez que estuve dentro de una carpa y afuera lloviendo a mares, que lindos recuerdos! gracias!

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas