Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



viernes, 13 de octubre de 2006

Lluvia primaveral en Santiago

Foto de Alemama
Llovió en Santiago, cosa rara en octubre. Debí salir y me encontré con un embotellamiento, pero lo aproveché para sacar las fotos. Llegué tarde a todas partes, pero feliz.

Las pueden ver todas en este álbum que he subido hoy a Webshots.com que cada día está mejor: LLuvia de primavera en Santiago de Chile

5 comentarios:

Cristian dijo...

Ufff... me mojé entero. Andaba en Quillota, y a la vuelta, estuve media hora bajo la lluvia esperando la micro. llegué hecho sopa. Hizo mucho frío, como nevó en la cordillera... en fin. hoy, en todo caso, fue un día lleno de sol. Mmmmmm... no saqué ninguna foto para subir al blog... definitivamente, voy a tener que comprar una cámara o al menos un teléfono con cámara. Bendiciones Ale.

siniset_nihil dijo...

wow y qué lluvia!! para mí fue un viernes empapado... aunque disfruté igual que tú... caminé por santiago con mi paragua verde pistacho (que nunca había sacado desde su compra este año) y vi a una amiga bailar flamenco... buen día!

Besos!

La hormiguita dijo...

Muy bellas fotos, especialmente "Niebla y gotas de lluvia".

Alemama dijo...

¡Qué bueno que visitaste uno de mis blogs de fotos! Gracias Hormiguita amiga.

ojo humano dijo...

Y yo me pillé una gripe calamitosa. Aquí estoy escribiendo con mucho cuidado para no mandarte los virus (ja-ja), porque parezco pollo al borde del colapso. Y conste que es mi primer resfrío del año.
Claro, a quien se le ocurre salir a mojarse con ese día. Quedé, como decimos en el Sur, "como diuca".
Un saludo estornudado.

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas