Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



sábado, 20 de diciembre de 2008

A la basura, pero bien empaquetados

Sólo me he casado una vez pero he tenido tres argollas de matrimonio por perdérseme cada tanto la que tenía en uso, cosa que no auguraba nada bueno según algunas viejas supersticiones de las tías que de a poco se me han ido, porque era indicio de desgracias en el matrimonio, algo que no ha sido así pues con 37 años de feliz relación considero superados los malos pronósticos, jeje

La primera la perdí al irse por el caño del lavatorio del baño. No se recuperó y hasta ahora dudo de que mi querida argolla luzca en la mano de la novia del plomero que destapó el lavabo.

La segunda se despidió de mí cuando mi hija Tere, de sólo 3 años , se puso a hacer paquetitos minúsculos y primorosos, súper pegados con cinta scotch, donde puso mis anillos que usaba a diario. Junto con la alianza, se perdió un denario de oro que usaba en el dedo para rezar el rosario en lugares poco frecuentes. No era de gran valor pero tenía un plus sentimental para mí. Menos mal que el anillo de compromiso de mi abuela no lo había heredado aún.

También he recordado otra pérdida de cosas valiosas por estar muy bien guardadas como fue bastante dinero que mi esposo puso en un sobre junto con los diarios viejos que le regalamos a un reciclador callejero. Tomamos los papeles, los pusimos en una ruma, y el hombre se los llevó sin saber jamás que se llevaba entre ellos una cantidad mayor que sus ganancias de un mes. Ojalá lo hubiese descubierto, no lo aprovecharíamos nosotros, pero hubiera sido una gran cosa para él.


6 comentarios:

Alter ego (el otro yo) dijo...

Vengo a desearte una Feliz Navidad y prospero año Nuevo 2009.Mis saludos cordiales.

blumun dijo...

Yo no llevo alianza de matrimonio, supongo que la argolla es eso.
Y me la quité porque me molesta llevar cosas pegadas a mi que no son mi piel.
Bueno, con los dientes hago una excepción jee jeee
Espero que el sismo que habeis tenído no haya hecho daño a nadie:)
Feliz Navidad, querida AleMamá, que la pases feliz, y no te enfades si cuento algo de chinos, siempre seran todos menos el tuyo ;)
Un gran abrazo, y gracias por todo.

Militos dijo...

Querida Alemamá: pues tened cuidado con los paquetitos que hacéis, es peligroso.
Fwliz Navidad y Año Nuevo para tí y tu familia. Que el niño jesús os colme de todo lo nueno que os merecéis.
Un abrazo con mi cariño

Hilda dijo...

Sospecho que has hecho "ricos" a varios con esas pérdidas. Yo pierdo cosas muy fácilmente: libros, paraguas, etc, continuamente los ando dejando por todos lados.
Saludos. Hilda

Fernando dijo...

Hummm... ¿¿segura de que el buen hombre no hizo un repaso de los periódicos, para ponerlos ordenaditos?? Quizá sí, y pensaría "Qué forma más elegante de dar limosna, la gente de este barrio".

Fran dijo...

Una vez, antes de irme para verano, guardé unos pendientes en un caja de esparadrapo entre las medicinas. Cuando volví a los dos meses ya no recordaba donde estaban. Pero no los tiré, realmente por milagro, porque todos los santos a los que recé me ayudaron a encontrarlos.

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas