Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



martes, 9 de junio de 2009

Asi pasa la gloria del mundo

Sic transit gloria mundi

Me hace bien visitar cementerios, me dejan una paz muy especial y uno conoce donde está de paso más que con la Guía Michelín. Se aprende sobre creencias, ceremonias que las expresan; conoces de pompas y por ellas de los recursos de los que las financiaron... aprendes historia, y por sobre todo aprendes humildad. Salgo de ahí con las cosas en su sitio y perspectiva correctos. Me gusta visitar los cementerios.

La semana pasada visitamos el cementerio de Prag, (Pragfriedhof) Stuttgart. Es lindo e instructivo.en Stuttgart, con mucha historia y mucha belleza estética también, y eso sin nombrar la fauna silveste que se ha hecho muy amistosa con los vivos que pasean por ahí pidiendo comida, como es el caso de los pájaros y ardillas. Gocé con esos frescos también. Yo disfruto todo.

He subido una foto mía con una muestra de las cosas que me hacen pensar ahí. Es un personaje importante cuya escultura --muy bonita y de calidad-- ha soportado el tiempo y las guerras sin que nadie atentara contra su memoria como ocurrió unos metros más allá, donde la parte judía fue profanada , luego restaurada hasta donde fue posible, y hoy no dejan visitarla libremente para evitar problemas, pienso.

La persona que ha inspirado este post fue Eberhardt Josenhans (R.I.P) y murió en 1896. Dejó un precioso memorial, con una lápida rodeada de una corona de laureles de las que se aprecian unas cuantas hojas. En poco más de un siglo se va notando eso de: "polvo eres y en polvo te convertiras". Nunca tiene más sentido que en esos lugares. No lo "googlees": la búsqueda no tiene resultados.






12 comentarios:

Jorge S. King dijo...

Tus post sobre los cementerios me hizo recordar una muy buena película que vi recientemente, The Bucket List ó Antes de Partir (en español). Allí muestran un sepulcro que se puede bien considerar ideal.
A mi me gustaría que me echen en tierra en algunos de los lugares que conocido del Gran Chaco Sudamericano, como pa'disfrutar de la vista y pongan sólo una cruz, como para que el que la encuentre me haga una pequeña plegaria, si lo considera. Saludos Santiagueños.

Bohemia dijo...

Bueno, ahora se ha hecho muy común eso de visitar cementerios en plan tour...

Bss

Ana dijo...

A mí me da muchísima nostalgia visitar cementerios...

Guarevers Son dijo...

Muy bueno, aunque debo confesar que no me gustan mucho los cementerios.

Fernando dijo...

Qué bonito post, Alemamá.

Sí, está muy bien reflejada la vanidad de todo. En los cementerios de Madrid, como en los de cualquier ciudad grande, en la parte antigua hay enormes monumentos funerarios, mármol, piedra, alabastro. Muchos de ellos están abandonados, sucios. Uno piensa en el dineral que se gastó su dueño, en su día, para hacerlos, creyendo que ayudarían a que su nombre duraría para siempre, y ahora casi es imposible leerlo.

¡¡Cuánto más bien habría hecho al dueño haber sido enterrado en una sencilla lápida y haber dado el resto del dinero a los pobres!!!!!

Ljudmila dijo...

Hay cementerios grandes y pequeños que se disfrutan, si vale la expresion. Me gustan tambien los pequeños y he visitado varios en Eslovenia y Austria. Dedicandoles un rato se enlaza la historia de todo un pueblo.
Veo que estas disfrutando la vieja Europa. Te deseo todo lo mejor, disfruta cada dia, cada momento. Un abrazo.

zocadiz dijo...

Debo ir a visitar a mis difuntos al cementerio. Eso siempre me ha ayudado a reflexionar sobre la vida presente, pasada y futura.
Buen post!
:) nos leemos.

Marta Salazar dijo...

hay un "cementerio de Praga, en Stuttgart"? a ver, cuéntanos esta divergencia geográfica?

lo de visitar cementerios revela que tienes una personalidad de arquéologa :)

ya que, en la arqueología, los cementerios, la "cultura mortífera" revela mucho -en bastantes casos, todo lo que se sabe- acerca de una sociedad;

pero cuidado, en Alemania, la gente se centra mucho en la muerte, demasiado y olvida vivir,

saludos!

pon dijo...

El señor de los bigotes debía ser un personaje imponente, con esa cabeza que tenía. Siempre me ha resultado curioso la gente que se construye una tumba tremenda, desde los faraones a los panteones familiares. No sé, si total ya no te enteras, es como dejar para siempre la muestra de tu poder. No lo entiendo muy bien.

Pero me gusta visitar cementerios, en especial los de los pueblos pequeños con cementerios pequeños.

AleMamá dijo...

Marta, no sé cómo decir ésto en castellano: Pragfriedhof Stuttgart. Es lindo e instructivo.

La candorosa dijo...

Desde mi adolescencia y en épocas que ningún ser querido cercano aún descansaba en ellos, los visitaba con frecuencia.

La paz, tranquilidad y los detalles arquitectónicos y la historia que guardan, crean un embeleso muy particular...

En la actualidad, mi hijo menor, está deseoso por ir de visita a uno!!!

Abrazos!!!

Esther i Toni dijo...

Compartimos aficiones,nos gusta tambien el arte funerario;en nuestro blog"Imatges de pedra i de silenci" intentamos retratar estos lugares y su personalidad.Te invitamos a visitarnos.Hasta pronto

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas