Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



viernes, 19 de junio de 2009

Llore, llore, pero con mesura

Como les conté, se acaba de ordenar como sacerdote de la Iglesia Católica mi hijo Pablo. Llegamos varios hasta Roma para asistir a este acto tan significativo, y nos advirtieron que la "humedad relativa del aire" estaría bastante subida, por lo que fuimos con abundante provisión de pañuelos desechables como para secar todas las lágrimas de la familia.

Compramos un paquetón con 15 atados, pero como pueden apreciar, fuimos bien decentitos para llorar, pues aún me quedan.

¿Sería por el nombre GENTLY que quiere decir algo así como: Ligeramente, con tacto, dulcemente; con delicadeza?






14 comentarios:

maria jesus dijo...

!Que envidia me das! !!!Enhorabuena!!!Hoy empieza el año del sacerdocio. Pediré desde ahora por él.Que Dios os bendiga a los dos.

La candorosa dijo...

Imagino que casi deshidratación por el momento vivido!!!
Felicidades!!!

Abrazos!!

Gabriela dijo...

Parece que a pesar de las advertencias, la humedad estuvo bastante controlada.
Saludos.

AleMamá dijo...

Todavía lo estoy procesando...como que no lo puedo creer. Es muy grande la emoción: de la buena

ojo humano dijo...

Hay momentos que darle rienda suelta a las lágrimas no es reñido con la moral y las buenas costumbres, así que sácale partido a los pañuelitos que te quedan, llorar por eso es la bendición más grande, ¿no lo dijo: "bienaventurados los que lloran"?

Angie dijo...

Felicidades al nuevo obrero de la mies.

María Paz Ureta dijo...

Que curiosa anégdota. Que interesante camino tomó tu hijo. Muchos saludos y felicitaciones.

MentesSueltas dijo...

Hola AleMamá, me alegra tu alegria.... mucho.
Besos a Pablo.


te abrazo con el cariño de siempre.

MentesSueltas

mixtu dijo...

llorar... lava la alma, siempre con mesura...

abrazo europeo

Fernando dijo...

Hola, Alemamá.

Me gusta llorar en estas grandes ceremonias, sin pudor. El año pasado mi sobrino recibió la Primera Comunión, y esto, que es algo esencialmente alegre, me conmovió mucho, me le recordó aún siendo bebé, pensé en él cuando fuera adolescente y se enfrentara a los peligros del mundo, y me eché a llorar como un bobo.

¿Significa tu post que vosotros no llorasteis, que os mantuvisteis enteros como chilenos valientes que soís??????????

pon dijo...

Qué emocionante debe haber sido para vosotros y en especial para ti como madre creyente. Mis enhorabuenas a todos, especialmente a Pablo que sigue el camino que siente dentro de él y puede hacerlo.

Besos, Ale.

Hija, llorar por estas cosas es buenísimo.

Marta Salazar dijo...

felicitaciones!!!

buena idea la de los panuelos! ja ja

un abrazo!

Landahlauts dijo...

Enhorabuena a ambos, AleMamá.
Que sea para bien.

j.a.varela dijo...

Más felicitaciones Alemamá!

juan

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas