Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



miércoles, 20 de enero de 2010

Otra vez mermeladas





 "El que guarda siempre tiene"

Hoy han hecho como 35ºC y me ha tocado confeccionar 10 kilos de damascos de mi arbolito que se ha atrasado este año. Mañana les termino de "dar punto", o sea la dejo de la textura y evaporación necesarias para conservarlas todo el año y más, y a guardar para el invierno. Hecha esa primera tanda siguen varias más, pues tengo muchos interesados en mis dulces frascos de la despensa.

Ésto de ser una hormiguita en el verano, a pesar del calor, y la enorme satisfacción que produce debe ser algo atávico, pienso yo porque de algún modo se siente que ya pueden venir los fríos y el aislamiento natural de la estación fría y estamos preparados.

Mis pensamientos me llevan a los tiempos en que todo debía que hacerse en casa y de todo se sabía. Hoy, en que nos hemos librado de esos menesteres estamos muy desamparados en caso de emergencia. ¿Quién sabe hoy cómo conservar alimentos o cuales son aptos para el consumo humano?

Damos demasiadas cosas por descontadas y no imaginamos siquiera una emergencia  como la de Haití en nuestras vidas, y suceden.



5 comentarios:

Winnie0 dijo...

Se me antoja curioso que hables de calor y verano y aquí estamos heladitos.... ¡Qué maravilla lo de tener arbolitos frutales! Cuando te leo imagino una casa deliciosa...besos Ale

Fernando dijo...

Hola, Alemamá: parece una receta difícil de elaborar, y sobre todo difícil de que quede bien, como tú lo describes.

Nunca me he atrevido con las recetas de mermeladas de mi libro de las 1.080 recetas. En Navidad intenté hacer polvorones, unos pastelitos muy tradicionales en España, seguro que el padre Pablo los tomó. Me pasé con el horno y salió sopa de polvorones. La próxima Navidad volveré a intentarlo, ya te contaré.

Gabriela dijo...

Te doy la razón: damos por sentadas las cosas cotidianas y ni pensamos cómo haríamos en caso que las cosas se trastocaran. Estaríamos perdidos...

almena dijo...

¡Hola, querida Alemamá!
Veo con alegría que tu casita virtual permanece viva y tan activa como de costumbre. Y que con tus entradas nos acercas siempre a esas sensaciones que nos son tan familiares y tan evocadoras.

Besos mil

ojo humano dijo...

Lo que es yo, apenas hice unas pocas frutillas. Estoy de lo más floja y ni verguenza me da, la ociosidad es un gran antídoto para ese cansancio del 2009 que todavía me tiene leyendo-leyendo-leyendo.
Y luego me iré al norte, tú sabes, la sangre tira más que una yunta de bueyes, así que de mermes mmmmm, voy a meditarlo.
Que las disfrutes, harto ricas que son.
Alegría de tu regreso.

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas