Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



miércoles, 24 de febrero de 2010

Indeseada necesidad: filtrar spam


He debido habilitar la odiosa función de la "verificación de la palabra" para evitar la cantidad creciente de spam en los comentarios de nuestros blogs de Blogger. Los spammers deben de haber encontrado una rendija para llenarnos de basura en el sitio en que recibimos a nuestras visitas y amigos. Les pido disculpas -aunque no soy la única- y cada vez más debo gastar tiempo, que podría usar visitando a otros blogs, en deletrear las letras torcidas con palabras imposibles, pero qué le vamos a hacer. Paciencia.

Algo había dicho antes aquí* y acá*



12 comentarios:

Winnie0 dijo...

Pues me parece perfecto....yo voy sobreviviendo Ale.....Un besote y AH lo que quiero es que sigamos "blogueando"....(una día escribiremos una entrada para descifrar nuestro spam enigmáticos jaja)

Capuchino de Silos dijo...

Hija, muchas gracias por lo del aguacate. Debe ser cierto lo que dices. Mi marido dice lo mismo que tú, pero en mis últimos análisis me dijeron que tenía un pelín de colesterol. Me dieron una lista de lo que no podía tomar y entre las cosas, estaba el riquísimo aguacate, que, por cierto, me encanta. Ahora... te pone como la vaca marcelina.
Me alegro conocerte.
Con el tema de los spams, yo no hago otra cosa que descifrar letras bailongas, pero tengo entendido que se puede personalizar. No me hagas mucho caso. Yo de informática ni idea. Hoy me han hecho un regalo y no sé qué hacer con él. ¿Qué te parece?
Un besote y muchas gracias

Capuchino de Silos dijo...

Tienes un blog precioso.
Volveré

AleMamá dijo...

Gracias; Capuchino. Ya sé que eres mujer...¡me confundiste con ese nombre!

Fernando dijo...

¡¡¡Mucho mejor, Alemamá!!! Es como cuando vas a visitar a un amigo, y primero tienes que llamar al timbre del jardín, luego al timbre del bloque, luego al timbre del piso y, por fin, al timbre de la puerta, y en cada timbrazo te va haciendo más y más ilusión llegar y verle.

Pues tú igual, creo.

Natalio Ruiz dijo...

Al menos tu verificación de palabra se entiende. Hay algunas en las que uno no puede desentrañar si se trata de un 1 una l o una I y se la pasa de intento en intento...

Respetos verificados.

Natalio

AleMamá dijo...

Fernando: dices de un modo tan lindo cosas tan sencillas...gracias por ser mi amigo

Gabriela dijo...

Aunque tengas esas letras bailarinas, indescifrables a veces, seguiré leyéndote y comentando en este rinconcito.
No había visto antes tu perfil. ¿Lo acabas de poner? Qué gusto poder saber un poquito más de ti.

AleMamá dijo...

Mi perfil ha estado siempre disponible, pero no publicado en la cara visble del blog. Ahora lo coloqué al final de la página inicial y puede estar muy cerca (si se abre un sólo post) o muy lejos si se llega en general hasta acá.

Gracias, Gaby, por tu paciencia conmigo.

dimas dijo...

Querida amiga, tus visitas son para mi un gozo además vivmos un mismo espiritu. Sabes que estaba en una mala época, ya me encuentro mejor, con ayuda médica claro, a veces uno cree poder controlar todas las situaciones y entonces surge el stress y la ansiedad.Estoy mucho mejor y mas tranquilo.
Un fraternal abrazo.
PD.como bien sabes, yo tambien tuve que habilitar la dichosa palabreja ,ja,ja

almena dijo...

hummm creo que voy a tener que imitarte, pues desde hace algunos días estoy recibiendo comentarios spam en entradas ya antiguas del blog
grrrrrrr

Bohemia dijo...

Es cierto, una cantidad de spam em diferentes lenguas...yo también lo tengo para filtrar la morralla...

Besos

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas