Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



martes, 27 de julio de 2010

Egoísmos nada maternales

Yo también, pero no así, pues...

No compro el diario La Tercera, me lo tiran por arriba de mi puerta los fines de semana y no tengo idea quién lo hace. Gracias igual, por eso lo leo.Trae un suplemento  llamado Mujer. Linda edición, pero hay de todo ahí; también cosas que van contra la esencia misma de nuestro sexo y principal razón de ser: la acogida, la humanidad, el amor generoso  y otras cosas que hacen la diferencia con un monstruo ególatra de moda, de esos que pululan por ahí.

Hoy he querido comentar una columna  llamada: "Y el segundo ¿cuándo?" firmado por Carolina Pulido. No la había oído ni nombrar. Me da mucho que pensar lo mucho que se ama a si misma esa mujer. Lo dice ella - no yo- de éste modo:

(...) La última vez que fui
sometida al tribunal del segundo
hijo fue con una amiga que tiene tres y que planea un cuarto,
y le pedí que me diera buenas razones para volver a extraviar
mi identidad por un año, seguir estropeando mi cuerpo, reducir
el presupuesto y limitar aun más el poco tiempo para mí.
Hazlo por ella*, me dijo. ¿No basta con todos los sacrificios que hago?, contesté.
Como dijo alguien con sentido del humor: "La señorita Mimí, jugando al yo-yo".

* "Ella" es su hija de dos años , candidata al estado de  hija única. (N de la R)





16 comentarios:

Winnie0 dijo...

Pues me parecen unas palabras muy tristes diciéndolas una madre .... Lástima de maternidad vivida así. Un beso ALe

Mai Carvajal. dijo...

Me parece un poco feo que hable así, además creo que uno tiene que disfrutar y vivir la maternidad de la mejor manera, y asumirla en todos sus aspectos. Por otro lado creo que las razones que da para no querer un segundo hijo son un poco superficiales, me pareció un poco egoísta su manera de ver las cosas.
Pocas veces pienso en tener hijos y esas cosas, pero creo que cuando uno está ahí debe hacerlo de la mejor manera, y asumir los sacrificios que esto traerá, dejar de pensar en uno y pensar por el otro.
Muchos saludos (: .-

AleMamá dijo...

Sí, Winnie, es triste ser un hijo proyectado para los intereses de tus padres al milímetro,en el momento que les convenga y que te echen en cara lo mucho que se ha sacrificado por ti.

¿Otro hijo? hay que pensar mucho más y usar la calculadora de nuevo ¡Ah! y "refinar la búsqueda", no vaya a ser que te quedes con dos del mismo sexo, como ella insinúa en su texto completo.

AleMamá dijo...

Mai,creo que es un poco más que "feo" plantearse la maternidad así, como dices tú y creo yo, tan livianamente, tan egoístamente.

Ser padres exige sacrificios, como cualquier trabajo también lo hace, sólo que este es para los tuyos no es mercenario.

Todo lo que vale la pena es exigente, pero hay que ver que VALE LA PENA.

Muchos besos. Gracias por venir. Estoy encantada.

Fernando dijo...

Querida Alemamá, hay que aplaudir a esta señora por su claridad, que no engaña a nadie. Para ella, para tanta gente, para tantas mujeres, tener un hijo es una inversión similar a cuando te apuntas a inglés o cuando te compras una casa nueva:

Las clases de inglés ¿me compensan del tiempo que gasto en ellas, me vale la pena la falta de libertad que implican, me compensa el dinero que voy a gastar en ellas?

Pues igual esta señora, y tanta otra gente, con tener un hijo, ¿no?

AleMamá dijo...

Fernando, has atinado.

Un hijo es una inversión dudosa, pero en vez de apostar a ganador, sólo ven costos hundidos, y así, no auguro buenas experiencias por la escuela de egoísmo que han creado desde antes de concebir.

hna. josefina dijo...

Pobre mujer. No sabe lo que se está perdiendo de la vida. Le va a resultar -creo- muy difícil ser realmente feliz.
Es probable que un día se de cuenta, y le va a costar mucho haber publicado algo así ¿no?
Saludos.

AleMamá dijo...

Lo mismo pensaba, Josefina. ¿Cómo le explicas a tu hija que ha sido una carga tan pesada? ¿Cómo se le dice a una criatura que la quieres si no estropear tu cuerpo es TAN importante? ¿Le llevarán la cuenta en pesos actualizados de lo gastado de su presupuesto? Sí, es bien terrible tener algún día que dar cuenta de sus desdichados escritos, que ahí quedan. ¿Quién lo s borra? y la hija aprenderá a escribir y leer, ¿no?

Saludos

Goathemala dijo...

Eso de tribunal del segundo hijo es muy divertido.

Por estas tierras el del primer hijo es severísimo, casi una imposición.

Un abrazo.

Edit dijo...

Como dicen en mis pagos amiga, a algunas Dios le da pan cuando no tienen buenos dientes...
Cuantas mujeres desean ser madres y no pueden.... y esta está quejándose de la maternidad.
En fin, gracias por tu entrada, es un llamado de atención para toda mujer que este jugando al yo-yo...
Cuando quieras pasá por mi blog donde podes retirar el premio Dardos II, en reconocimiento a todo lo que nos das con tu hermoso blog.
Un abrazo.

AleMamá dijo...

Goathemala, que bueno que has pasado.
Cada uno vea lo que hace, que para eso somos responsables de lo que somos y tenemos, y mucho de lo que tenemos es para darlo, como la paternidad y maternidad (ya sabemos que, hoy por hoy, hay que escribir lo OBVIO como que a un padre corresponde una madre, jeje)

España y Europa son países en vías de extinción. La tasa de nacimientos no da ni para la reposición demográfica, así es que tener hijos es casi un deber de sobrevivencia. ¿Quién les pagará las prótesis de cadera y los hipotensores cuando viejos? ¿Quiénes les empujarán las sillas de ruedas si hoy se vive más?
No se tiene hijos para eso, pero hay empleos que se dedican a cuidar a los padres de otros, pero, repito, para que haya pàdres debe haber hijos, y no queriendo tener.....asuman las consecuencias.

La lástima es que acá está instalándose rápido la mentalidad del "primero yo y después ¡el Diluvio!

Saludos, querido amigo

AleMamá dijo...

Edit: acá, mi madre dcie "Dios le da sombrero a quién no tiene cabeza", en el mismo sentido. Tienes TODA la razón. Gracias por el premio.

Gabriela dijo...

Hola AleMamá:
Gracias a un post tuyo, recordé algo que puse en mi más reciente post. Te invito a leerlo:
http://seisdeenero.blogspot.com/2010/07/el-generico-nomas.html
Saludos.

ojo humano dijo...

Ale:
Soy hija única y no es tan malo como la gente cree, mi mamá me dio una vida muy feliz y me protegió siempre. Tú sabes, en esto de madres unos se sacan la lotería y otros no nomás.

AleMamá dijo...

Ojito, hay hijos únicos porque Dios lo ha permitido, como hay gente que tiene muchos por la misma razón, pero las "razones" que da esta señora, son las que me dejan helada de impresión.

Por poner otro ejemlo: mis dos consuegros aleanes son hijos únicos, ambos, porque el padre de mi consuegra se quedó detrás de las líneas rusas con su cortina de hierro. Cuando lograron juntarse con su señora, habían pasado muchos años y ya eran viejos. El otro no pudo tener hermanos por problemas de salud, pero no por mantener el presupuesto, el cuerpo, el tiempo propio y otras linduras.

Acá no es el hecho, sino la elección y sus motivos.

Un beso

Anónimo dijo...

necesidad de comprobar:)

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas