Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



miércoles, 25 de agosto de 2010

De repente me pasa


De repente me gusta hacer noche parte del día. Al atardecer, en días fríos, aún con luz -cuando estoy sola- me gusta.
Cerrar las cortinas, encender las luces, imaginar la noche en silencio y el descanso cercano, me calma.
Pareciera que el día y su afán terminaran, y aunque aún falten horas para que sea mañana, la luz tenue y la música suave que me envuelven, me arrullan.



6 comentarios:

Winnie0 dijo...

Ay Ale lo que más pena me dá de el verano terminándose es que la luz ya no es la misma. Durante julio a las 9 de la noche tengo la casa llena de luz y ahora ya hay que encender la luz eléctrica...A mi la luz me dá vida....Besos

Gabriela dijo...

Y la certeza de un nuevo día siempre anima, ¿no?

AleMamá dijo...

Yo me deprimo con las lúces frías o insuficientes, por eso, las luces que enciendo siempre son cálidas.

Otra cosa es en verano, que no cierro nada, porque es tan rico mi jardín por las tardes, porque acá SIEMPRE refresca tipo 17:00 horas. Es un placer salir a mirar la Cruz del Sur.

Besos, Winnie

AleMamá dijo...

Fíjate, Gaby, que esta mañana estaba pensando en que cada día es un don, y es como cuando a principios del año escolar uno abría esos cuadernos en blanco, tersos, impecables, y había que llenarlos.....
Cada día, es un don, y para mi (y creo que para nadie) es una certeza de que estemos para vivirlo, ¿no?, por eso, trato de aprovecharlo, aunque muchas veces se quede en buenas intenciones y pierda mi tiempo, que es vida.

¡Uy que estoy profunda!, pero dime que no es para pensarlo y muchas veces, rectificar.

Cariños, amiga mía

eligelavida dijo...

Yo, sin embargo, me gustaría que muchas noches fuesen días. Me pasa como a Winnie, la luz (y de paso el calor) me dan vida. Vengo de pasar unos días en Sevilla... y es una gozada de calorazo y sol!

AleMamá dijo...

¡Ay, Elige! yo de calor excesivo como eso (que nunca he "gozado") ni me hables. Me transpira la cara y es muy odioso.

Besos

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas