Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



viernes, 27 de agosto de 2010

¿Crees en los duendes? Mis hijos sí


Su fe es ciega en estos personajes. Son mayorcitos ya y no la han perdido, como pasó con el ratoncito que se llevaba sus dientes de leche, o el Viejo Pascuero, como llamamos en Chile a Papá Noël o Santa Claus.

Están convencidos de que los hay en tres secciones del hogar, por lo menos. A saber:
  • En la cocina, acarreando trastos hasta el  lavavajillas o su lugar asignado. Por algún motivo, sólo llegan hasta el escritorio de sus piezas, la mesa del estar, el mesón de la entrada, la mesa del comedor de diario, o -lo más lejos- arriba del aparato para lavarlos. Dentro, no. Es tarea de los duendes domésticos, como en Harry Potter.
  • En el baño, para poner a secar las toallas de las duchas cada día, guardar sus cepillos de dientes, enjuagues, jabones, colonias, pelos varios, etc
  • En el tema lavandería, pues creen a pie juntillas que el duende de turno recogerá sus ropas tiradas, las lavará, doblará y colocará en sus casilleros y cajones. Si el duende se enoja y no lo hace, los dormitorios huelen a guarida de hienas.
Bueno, todos hemos tenido, alguna vez, duendes como los del zapatero, pero hay algunos que se cansan del cuento.


23 comentarios:

Winnie0 dijo...

jaja Ale me has recordado a cuando mi mami decía que si la lavadora se ponía sola??? Recuerdo que le fastidiaba muchísimo cuando decíamos: "esto lo pongo a lavar" (y metiamos la ropa en el cesto) y ella decía...¿quien crees que lo va a meter en la lavadora y tenderlo luego para que se seque?.
Somos comodones. Un besito Ale

Gabriela dijo...

Qué sutil ironía. Me has alegrado la tarde.
En cuanto a los duendes, ¿por qué no? A veces siento que están por ahí, pero solamente las almitas puras pueden verlos. Creo que es por eso que los niños chiquititos se quedan mirando fijamente hacia lugares en los que todos los demás no vemos nada.
Nuestros locos (y adorados) bajitos.

hna. josefina dijo...

Pero es que creo que en esa casa debe haberlos. ¿Y cómo no aprovecharse entonces de ello?
Un abrazo.

ojo humano dijo...

Un día los duendes también hacen huelga (como está tan de moda) y ahi si...vaya, ya les tocará ser los duendes ¿no?

Por lo menos yo avisé que estaré de brazos caídos TODOS los jueves. ¿Por qué jueves?, no sé, tal vez porque es mitad de semana y te juro, no hago nada más que haraganear, pasear, leer y salir a cualquier lado.
En todo caso no tengo taaaaaaaannto trabajo, somo que es romper la rutina.

Edit dijo...

Que tema tan mágico elegiste hoy amiga.
En mi niñez, no tuve historias de duendes, eran historias de brujas y luces malas.
De grande, empece a conocer las historias de los duendes junto a mi hija.
Hay tanto universo que desconocemos!!!
Ahora, en tu caso, creo que mas que duendes, tus hijos tienen una madre muy atenta a todo, je, je..

Anónimo dijo...

la pura verdad... en todo caso uno tiene el duende domestico solo hasta que se casa, antes de convertirse uno mismo en duende. Mi marido cree que el ropero es magico, saca y saca camisas limpias y planchadas y no se acaban nunca! lo mismo en la cocina, los muebles magicos se llenan solos de vasos y platos limpios. Y que decir del resto de la casa..! la magia del matrimonio.

AleMamá dijo...

Tu madre, Winnie, habrá tenido duendes auxiliares, porque con una gran familia como la tuya, uno solo no bastaría, aunque Dios como que multiplica las horas de la gente generosa.....mhhhhhh Buen duende debe haber sido.

*

Gaby, me alegro de alegrar a algunos, jeje

AleMamá dijo...

Josefina, sí los hay, ¡y se aprovechan!
Besos

*
Toyita, es bueno darte un día para tu expansión. Para mi, el jueves es día de ajetreo porque viene la mujer que me "tira la cola" y debo estar acá aunque yo entre y salga todo el rato.

Cariños

AleMamá dijo...

Edit, sí es mágico....para ellos, jeje Ya les tocará el papel de gnomos y entonces yo pensaré que pena fue no haberles facilitado más la vida, pero por otro lado ¡hay que entrenarse pues las madres no estaremos siempre!

AleMamá dijo...

Visitante anónimo: gracias por venir. Parece que somos del mismo gremio, de esposas y madres presentes. Eso es valioso. Aunque de repente nos cansemos, ¡vale la pena!

Saludos

Marta Salazar dijo...

ja ja! Buenísimo!!!

yo no les haría nada! tienen que aprender a hacerlo ellos, la casa no es un hotel y ellos no son unos senoritos ;)

PS 1: a la persona que escribió el mensaje anónimo, sobre su marido, le aconsejo lo mismo... Ley de hierro en este aspecto...

PS 2: qué razón tiene la hna. Josefina ;)

saludos!

eligelavida dijo...

Luego te casas, y descubres que los duendes no trabajan y tienes que hacerlo tú... ¡Qué sorpresa!

Un abrazo!

Soledad dijo...

En casa los duendes deben tapar los sanitarios, tender toallas húmedas, colgar batas de levantar o llevar la ropa sucia a su canasto. Menos mal que hay un duende mayor que hace relucir todo

maria dijo...

En mi casa hay al menos dos :

uno en el subterráneo que se enoja con los niños cuando bajan la escalera sin permiso de los papás
..... los niños lo escuchan zapatear todas las mañanas a las 7:00 AM ( Alarma con ruido de tambores y similares , del celular de mi marido que lo deja conectado cargando al enchufe de abajo ... ¿ ven- les digo - no les dije que se enojó?)

y otro en el jardin, que es una imagen de resina que cuelga de la casa de muñecas de ellos y que en las noches cobra vida para proteger a las plantas de los gatos ( quienes quieren hacer sus " cosas" en el jardín )

Ah, se me olvidaba ... el que se come las cosas ricas que hay a veces en el refrigerador o las galletas en la despensa .... ¿Quién fue el que se comío ....? pregunto siempre y como no hay respuesta asumo que uno de los cinco duendes ( incluido el llamado "señor de la casa" ), fue el culpable.

AleMamá dijo...

Marta, ¡no seas tan bruja, mujer! jeje
Me pasa (y ellos lo saben bien por desgracia) que no soporto el desorden. Cierro puertas y me niego a mirar, pero.....caigo redondita....
Saludos

*

Elige la Vida, si, en cuanto sales de tu casa, te das cuenta que, tal como los Reyes Magos de España no llevan regalos a los niños, los duendes hacendosos no se trasladan contigo.

Saludos

AleMamá dijo...

Sole, tu duende con charreteras es bien mandona, pero como empleada es una maravilla y tú como patrona le haces el peso. Tal para cual.
Besos

AleMamá dijo...

María, yo también tengo esos duendes "de otra estirpe" que me atacan el refrigerador y mis escondites secretos para golosinas o cosas especiales muy apetecidas. Se caracterizan por su olfato -o instinto- ¡y es lo único que saben encontrar solitos!

Saludos

Mai Carvajal. dijo...

Debo admitir que creo que existen, y que me daría mucho miedo ver a uno. Es un poco tonto, pero me meto miedo sola ajaja. Cuando era más chica (hace unos 5 años en verdad)creía mucho en los duendes y tenía una visión súper mágica de ellos, escribía cosas sobre duendes, ahora las leo y es rico(aunque ahora por alguna razón me dan miedo).
Cariños :*

AleMamá dijo...

Mai, yo creo que NO existen ¡en absoluto! por lo tanto no les tengo temor alguno, salvo, claro, que me consideren uno de ellos y no hagan sus cosas mis hijos como he contado acá.

Son seres mitológicos como las sirenas o los hombre lobo, pero traviesos, aunque pueden serlo demasiado y ponerse pesados, pero malos no. Eso es lo que dicen de ellos os estudiosos de las mitologías nórdicas, ¿no?

Hay tanto porqué asustarse, que más vale sacarse pronto de la cabeza otro miedo más.

Un beso ¡y suerte con la valentía ante lo numinoso!

Fernando dijo...

Querida Alemamá:

JAJAJAJAJA.

Ya les llegará el tiempo de dejar de creer en ellos, como me ocurrió a mí, cuando descubrí con sorpresa que las camisas no se planchaban solas.

Hablando en serio: ví en la tele, en el extranjero, los preparativos para rescatar a los mineros chilenos, yo creí que estaban muertos. Enhorabuena. He vuelto a rezar por ellos, todo saldrá bien. ¡Viva Chile, una vez más!

AleMamá dijo...

¡Fernando! qué alegrón saber de nuevo de ti, amigo. Ayer intenté ponerte un comentario preguntando por tu tostado fascinante o palidez enfermiza y bLogger estaba de malas y no me dejó.

Un abrazo y bienvenido a la normalidad de tu querido Madrid

Juan Carlos Partidas dijo...

Hola Alemamá, gracias por participar con tus comentarios en mi blog. :)
Yo también creo en duendes... ellos son los que me "soplan" los chistes al oído. :)

AleMamá dijo...

Gracias, Juan Carlos por tu paso y palabras acá. Es un honor

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas