Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



martes, 11 de enero de 2011

¿Cómo lograr hijos lectores?



Fernando, del blog En Madrid, hablando del libro El Principito, me ha inspirado esta entrada, pues con ese libro comenzó a leer en serio mi hija Tere.

Pienso que ella ya tenía el bichito en su mente, pero no lo había desarrollado hasta ese invierno, de feliz memoria, en que le inventé un juego que resultó muy exitoso. Consistía en leer juntas ese entrañable librito que, por las pocas páginas y con sus dibujos clásicos, no desanimaba a nadie, por la pinta al menos.

El juego era ir leyendo a la par y detenerse en cualquier momento, sin considerar puntos apartes ni comas, y había que estar atentas para seguir la lectura en cuanto la del turno paraba. La que estaba distraída, cumplía penitencia que ya no recuerdo si era contando puntos o algo así.

Hay una foto de papel, "por ahí" en que estamos ambas sentadas en el suelo, al lado de la estufa a leña (de doble cámara, ambientalistas, no temais), y que me trae preciosos recuerdos. Les doy la idea a los padres nuevos por si les sirviera como a mí.

13 comentarios:

Winnie0 dijo...

Uhm Empezar a leer en serio con el Principito es maravilloso. Leer es una oportunidad del ser humano...INCREIBLE y hay que saber cogerla y no soltarla.....Un beso Ale

Xuravet dijo...

A mi hijo ya le está gustando leer y la verdad es un trabajo que tenemos que hacer los padres para que adopten ese hábito.

Desde muy pequeño le leíamos libros para que durmiera y los cambiabamos de acuerdo a como crecía. Hoy le encantasn los vidojuegos y la TV, pero siempre se la limitamos y como quiere alargar la hora en que se tiene que dormir, toma sus libros y continua su lectura. A veces, cuando le digo que ya debe de apagar la lus y dormir, me dice que cuando acabe el capítulo que está leyendo.

Un abrazo amiga y que tengas un maravilloso año.

>Xuravet.

TERE dijo...

"El Prinicpito" fue uno de los primeros libros que leí. Me trae muy gratos recuerdos. Después lo he leído varias veces en distintas etapas de mi vida y ha sido una experiencia diferente. De mis dos hijas, la mayor se ha inclinado por la lectura. Le compro sus libros de cuentos y los devora, pero con la menor creo que costará mas trabajo. Lee muy bien, pero es un poco perezosa.

Gabriela dijo...

Recuerdo que el primer libro que leí fue Heidi, y lloraba a mares con las maldades que le hacía la odiosa institutriz.
Desde ahí, siempre he tenido un libro en la cabecera. Y El Principito está entre mis favoritos.

Maria Jesus dijo...

Como le digo a Fernando, me pasó lo mismo con un hijo que ahora es un lector feroz.

¡Que importante es ser buen lector! pero cada día es más dificil iniciar a los niños en ello, tienen demasiadas cosas que les distraen y no les exige esfuerzo.

Fernando dijo...

Qué post más simpático, Alemamá.

Yo ahora veo un problema añadido, y es la afición de los niños, desde muy chicos, a esas maquinitas infernales, las consolas creo que se llaman, que les hacen adictos desde muy jóvenes. En la pasada fiesta de Reyes ninguno de mis sobrinos pidió libros, pero si programas y complementos para ese tipo de máquinas.

Una lástima.

Fran dijo...

Estoy de acuerdo, leer con ellos a la vez es lo que más les anima.
Tenía la colección de Guillermo el travieso y hasta que no me puse con ellos no se engancharon.

Juan Ignacio dijo...

Es buena idea.

Creo que la mejor forma de que los hijos lean es leyendo uno.
Así como la misma forma de que sean buenos es siendo bueno uno, o que sean trabajadores siendo trabajador uno, etc., etc.

Andy dijo...

Una idea genial. Me la guardo para cuando mi sobrina tenga edad de leer.

Lo mejor es leer juntos con los niños, así se les trasmite la pasión por los libros y la mágia de la lectura.

Un abrazo.

Natalio Ruiz dijo...

Es fundamental la lectura. La lectura de cuentos al pie de la cama me parece que es una gran cosa en este sentido.

Respetos lectores.

Natalio

இலை Bohemia இலை dijo...

Es una buena manera de incentivar su interés...Yo recuerdo que me quedaba una hora más en el colegio, a la salida, y me iba a la biblioteca a leer cuentos...me metía de lleno en esas historia tan bonitamente ilustradas...que bien me lo pasaba...

Anónimo dijo...

Hola

Yo, en este caso, soy la "hija"... TEngo 25 años y, desde siempre, recuerdo que no he estado mucho tiempo sin un libro en las manos. De hecho mis padres se sorprenden de mi capacidad de lectura y de compaginar libros de distinto tipo, el placer que me da el leer un ratito cada día.
Y eso lo han hecho ellos, regalándomelos cuando era pequeñita, cuando iba al súper. En lugar de pedir una chuchería, siempre me decantaba por la pequeña (pequeñísima) sección de cuentos ilustrados. Eso todo cuando aprendía a leer, claro. Mis padres no son muy fans de la lectura, aunque a mi padre sí le he visto leerse sus libros del oeste, jejeje.
Sin embargo yo creo que no es sólo la insistencia de los padres, porque mira que ellos lo han intentado con mi hermana y no hubo manera, sino el hecho de leer con ellos de pequeños y contar historias. Yo recuerdo que a mi me "contaban cuentos", inventados. Y yo siempre buscaba algún lugar en dónde seguir conociendo "historias"... y qué mejor lugar que un libro.
Ahora mis padres bromean diciéndome que el día que entre un libro más en su casa, me echarán de ella, jajajaja. Pero siempre que pueden me regalan algún libro.


En fin, simplemente se lo agradeceré siempre. Y si en un futuro tengo hijos, intentaré que se acerquen a la lectura a través de los cuentos populares, pues la tradición no se puede perder. Los libros son maravillosos, pero la capacidad inventiva, el hecho de poder remover la desbordante imaginación de un niño para bien, es lo mejor.

Un saludo!!

AleMamá dijo...

¡Hola "anónima" hija! Que linda afición conseguiste al salir lectora.

Con la lectura uno viaja a lugares remotos o se puede meter en el interior de una mente, ser héroe o villana, vivir en mundos fantásticos, o en lejanas galaxias...

En mi hogar ya no hay dónde meter más libros, y ahora ha comenzado a crecer la biblioteca de la hija que menciono. ¡Ays!

Saludos

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas