Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



domingo, 9 de enero de 2011

Sufrimientos después de las fiestas y la playa


Hemos regresado bien, y espero que los cariñitos culinarios de mis tres cuñadas mayores que nos acompañaron no hayan hecho estragos en mi dieta. Entre las fiestas de fin de año, el paso por la playa y los desórdenes en los horarios de comidas.....¡¡¡UFFFF!

9 comentarios:

ojo humano dijo...

Qué bien que estès de vuelta.
¿Cuál es tu playa favorita?
Este año quiero tirar líneas para el Norte, claro que no taaaaaaaannnto como Arica o Antofagasta.
Me gusta mucho la cuarta región...bbbbueee, ahí vive uno de mis amores, tú sabes, la sangre tira, dicen, jejeje

Winnie0 dijo...

Pues aquí estamos de nuevo Ale.....Un gran beso para ti

Fernando dijo...

¡¡¡Benditos desórdenes veraniegos, Alemamá!!!

Me alegro de que hayas vuelto.

Gabriela dijo...

Eso se llama cariñitos que matan, ¿no?

Natalio Ruiz dijo...

Mi organismo se reciente desde las fiestas y hasta febrero....

Es poco cristiano, poco honorable, pero muy humano!!!! Qué sería de un verano sin cerveza, cerveza, cerveza.....

Hay todo un año luego para ordenarse.

Respetos desordenados.

Natalio

Maria Jesus dijo...

Bienvenida a la rutina. No te arrepientas de lo que has disfrutado. Un beso

Gabriela dijo...

Olvidé preguntar cómo sigue la clavícula. Espero que mejorando.

Martha Colmenares dijo...

Que el 2011 se el año de las grandes satisfacciones. Recibe un abrazo

Marta Salazar dijo...

pero "lo comido y lo bailado..."

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas