Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



domingo, 24 de julio de 2011

¿De qué color son las cosas, según los niños?

Foto mía, tomada cerca de Combarbalá, región de Coquimbo, también muy árida.


Yo pintaba los cerros verdes, muuuuuuuyyyy verdes, y las casas con cortinas y con unas chimeneas humeantes que hoy horrorizarían a los niños que ya saben de contaminación. Para qué voy a hablar de los autos u otros vehículos automotores, siempre con una buena nube de humo bien negro detrás. En esos detalles se me notan las décadas con claridad, pienso.

Cuando vivíamos en la región de Atacama y mis hijos mayores empezaron a ir al colegio, pintaban los cerros de color café/marrón y yo no podía creerlo. Nunca había pensado en ese "detalle", que la zona era muy árida y obviamente seca. Me lo mostró Bernardo, el mayor: el agua es un bien escaso.

De niña, cuando vivíamos en el campo, mi hermana Sol pintaba los árboles rojos y le dijeron _¡los árboles son verdes! Su réplica fue contundente : sólo los mostró; era otoño.




12 comentarios:

Winnie0 dijo...

Me encantan los colores de la naturaleza...¿qué me dices de ese otoño rojo? Un beso Ale

Ale Jr. dijo...

Es la pura verdad; hay un programa en la noche donde sale un gringo que te ensena a pintar paisajes. Bob Ross creo que se llama, por si lo quieres googlear. Ahi saca unos colores que uno dice ¿donde piensa poner eso, este gringo loco?" pero luego lo aplica y si que tenia razon. Es cosa de ser mas creativos, parece.
Saludos.

AleMamá dijo...

Winnie, antes de que se den cuenta tendrán sus árboles rojos por allá. Por acá hace frío, pero ya las yemas van engordando.....

Gabriela dijo...

Casas amarillas con techos rojos, árboles verdes. El cielo, al menos en Lima, siempre gris.

AleMamá dijo...

Gaby, ¿y pintan el cielo gris?
Otra cosa que pintaba cuando chica era el cielo azul, con nubes (siempre me han encantado), y con un sol radiante.

Marta Salazar dijo...

un amigo mío, ya mayor, sacerdote espanol el Alemania, cuenta que, hace tiempo, a su pueblo venía, durante el verano, un trabajador espanol y una vez trajo a su hijo adolescente...

el sacerdote espanol preguntó al joven: "qué te parece este verano alemán, tan distinto al espanol?"

A lo que el joven contestó: "no lo sé, no se puede ver nada, ya que es todo del mismo color verde".

Pensé en Coné ;)

Miriam dijo...

TEngo una amiga, Ana, que pintaba los campos de futbol de color gris, pq los veia así por la tele (en blanco y negro en esa época)
Y convencidisima de que eran grises¡

AleMamá dijo...

Con los que cuenta Miriam he recordado a mi vecino de Copiapó, Atacama, ya fallecido que debió viajar por tierra a Ecuador, y cuando yo le dije que debe haber sido tan lindo lo verde me dijo: _Al final me desesperaba tanto verde, yo deseaba ver un trozo de terreno pelado.

Para que vean.

Ale Jr. dijo...

Jajaja me acorde con eso que un dia le digo a M, apuntando a una chimenea que estaba pintada color plomo: "¡¡¡¡miiiira, esa chimenea está pintada del color del cielo...!!!" jajajaa y vieras que acerté, porque cada vez que pasamos por ahi la famosa chimenea ni se nota contra el firmamento. Es que aca no abundan los dias con cielo azul

Cyrano dijo...

Los niños tienen muchas cosas, como los colores, en la mente. Si algo verde lo ven amarillo, pues será amarillo. Y si le preguntas por qué, su respuesta "yo lo veo verde, pero es amarillo". Ahí se acabó la discusión, AleMamá.

Gabriela dijo...

Creo que el cielo simplemente no lo pintaba. Lo dejaba del color del papel.

AleMamá dijo...

¿De verdad, Gaby? yo, si no lo pintaba totalmente de azul pintaba nuebes azules, como invirtiendo los colores.

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas