Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



miércoles, 25 de julio de 2012

¡Papeles y trámites urgentes!



En casa tenemos un buen plan de salud. A la edad de mi marido -ya pensionado y vuelto a contratar- es una excepción muy poco frecuente. Además del seguro corriente que cada persona que trabaja debe tener en Chile tenemos un seguro complementario que nos paga una buena parte de lo que el primer seguro no cubre, pero hay que llenar papeles y presentarlos dentro de un plazo en la aseguradora, y he ahí el problema, porque mi amado cónyuge se complica mucho. Con su mentalidad de que "los-papeles-mandan" los saca del sitio que les tengo asignado a todo lo que es salud para guardarlos en recónditos escondites para no olvidarlos, pero claro, es fijo que los olvida -porque es un hiperquinético, distraído sin remisión- y me los pide a mí jurando que jamás los vio ni los tuvo en su mano, ni na'de na', haciéndome saltar y revolverlo todo para encontrarlos donde es imposible que estén. ¡Ay! 

Hoy ha sucedido de nuevo, y me hace urgirme, porque no tiene los comprobantes, los plazos se vencen y van a cobrar el cheque en garantía por 10 veces lo que nos saldrá por el seguro, etc, y luego del mal rato  me llama para decir que los tenía, tal como le dije, en su oficina.

Es tan bueno el hombre, tan reiterados sus defectos, y tan previsible mi reacción de espanto porque se perdieron los papeeeeeeleeeesssss una vez más. Por suerte en 41  años de convivencia ya no nos enojamos por más de 5 minutos. Claro, requiere práctica. No siempre ha sido así.






16 comentarios:

dolega dijo...

¡¡¡¡Que razón tienes amigaaaa!!!!
Ya no nos enojamos por más de cinco minutos para que no se nos junte con la siguiente jajajajaja
Son realmnete terribles. A mi me pasa continuamente con el Consorte. Además te jura y perjura que él no los cogió. "Se los perdieron" a él siempre le pierden todo...:)

AleMamá dijo...

Jajajaja, Dolega, al mío "le roban" bastante seguido, jejeje, pero qué buenos son, ¿verdad?

Gabriela dijo...

Estos trámites suelen ser una pesadilla. El usuario tiene plazos indefectibles que cumplir, y si se atrasa... ¡ZAS! no hay opción a reclamar. En cambio las entidades pueden tomarse todo el tiempo que buenamente se les ocurra y antoje.
Como decimos acá: ¡qué tal raza!

ojo humano dijo...

Yo tambien ando en trámites porque queremos arreglar los papeles de una propiedad...my God, en buena hora (o mala, no sé), puro papaleo, como dicen los chicos hoy "papel picado", qué hacerle, asumir, no queda otro camino, vieras lo salteadores que son los de propiedades, una hoja de papel $18.000, sin apelaciones. Con eso dan puras ganas de vender la propiedad, comprar monedas de oro como los piratas bue...ellos las robaban, pero eran bien prácticos, oye y enterrarlas debajo de la casa, no sé, o donarlas...o en fin...no hay nada tan seguro.
Parece que los papeles son lo real, puro cuento...
Besos

Medranica dijo...

Creo que esta enfermedad de los papeles nos pasa a todos los humanos. Encuentras todos menos el que te hace falta, aunque los dejes siempre en el mismo sitio.Estoy totalmente de acuerdo contigo, menos mal que se nos pasa enseguida el enfado. ¿ Pero que seriamos sin ellos? Mejor dicho que seria de ellos sin nosotras, jajajaja.

susana dijo...

En mi casa soy yo la que pierde todo. Por suerte se cumple lo de los cinco minutos. Un beso.

Fernando dijo...

Jejejeje, el amor y el tiempo todo lo vencen, Alemamá.

¿Sabías que el modelo de seguros y de pensiones de Chile se pone en España como un ejemplo a seguir? Ahora, que la Seguridad Social tiene problemas de liquidez, muchos comentaristas dicen "si tuviéramos un seguro privado obligatorio, como en Chile...".

Jorge S. King dijo...

Uups! AleMamá, esto que comentas es muy parecido a lo que pasa en casa de mis padres, que llevan 57 años de casados, gracias a Dios.

La verdad es que disfruté mucho leyendo el post. Saludos Santiagueños.

Marga dijo...

yo también pierdo todo, qué desastre...

hna. josefina dijo...

Muy bueno. Genial.
Y son cosas que no cambian ¿verdad?
Por suerte algunas sí, como los enojos que duran cada vez menos ¿no?

Yo tardo un montón en encontrar las cosas y después, al final, las encuentro en el primer lugar donde busqué. Gracias a Dios, como me conozco, no caigo en la tentación de pensar que lo robaron.
Un abrazo.

Cyrano dijo...

Que no se diga nunca que es un matrimonio "que pierde los papeles", querida AleMamá, ja, ja.

Ajovin Puente Mateo dijo...

Los hombres (algunos, muchos) necesitamos a buenas compañeras que nos organicen los papeles. Lo teméis que comprender, nuestra forma de entender "el orden" es diferente y cuando se mezcla con el vuestro, sale el caos y todo se hunde. Pero el nuestro es “más fotográfico” ¿no?, más útil para las grandes cosas ¿no?, bueno vale, que nos tenéis que entender, que para eso os apreciamos.

MIC dijo...

Juas, juas, juas Ale. ¿Tu marido y mi marido son familia? Qué previsibles en general, son los hombres.

Menos mal que una ya sabe lo que sabe, que el saber es un grado...

Yo, porque tiendo a ser como tu marido y escondo las cosas para no perderlas, cada vez me parezco más a ti y pongo cada cosa en su sitio, más que nada por no volverme loca :)

esteban lob dijo...

Hola Ale:

Lo que cuentan pudo perfectamente haber pasado en mi hogar, con idéntico "triunfo" de la dueña de casa. Menos mal que Dios no solamente creó a Adán.

Un beso.

esteban lob dijo...

FE DE ERRATAS:

Quise decir "lo que cuentas".

Norma2 dijo...

Ale, vengo de Argentina a saludarte desde el blog de Gabriela. La historia que cuentas es similar a la mía, además parece que tenemos la misma edad y un marido que guarda las cosas¡tan bien! que cuando no las encuentra me pregunta dónde las puse yo...jejeej!
Te invito a que conozcas mis 2 blogs
Cariños desde Mar del Plata

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas